Para empezar,  conviene aclarar que aunque muchas veces se confunde, no es lo mismo tristeza que depresión.

Ocasionalmente, todos podemos sentirnos tristes y melancólicos por distintas razones, como pueden ser la pérdida de alguien cercano a nosotros, cuando se nos trunca un plan, o incluso podemos sentirnos tristes sin un motivo aparente (por cambios hormonales, por ejemplo). La tristeza es una emoción más y no debe preocuparnos demasiado  que alguien de nuestro entorno se sienta triste de forma pasajera.

Cuando este sentimiento de tristeza se prolonga en el tiempo, interfiriendo con la vida diaria de la persona y afectando a sus actividades cotidianas, entonces si podríamos empezar a hablar de depresión.

Hoy voy a presentar una serie de consejos para ayudar a alguien de nuestro entorno que padezca depresión, pero antes, me gustaría señalar algunos pensamientos y sentimientos que suelen ser comunes en todas las personas que tienen este problema.

  • Tristeza excesiva. La persona deprimida suele tener ideas de desesperanza, como si nada se pudiese hacer para cambiar la situación que actualmente le tiene sumido en su tristeza.
  • Bajo estado de ánimo. Durante la mayor parte del día, puede sentirse decaída, con fatiga o falta de energía.
  • Disminución del interés por hacer actividades. Las personas con depresión, suelen dejar de tener interés en realizar actividades que antes hacían o con las que antes disfrutaban al hacerlas. Como consecuencia de esto, la persona puede terminar aislándose.
  • Baja autoestima. Alguien con depresión puede tener una imagen de sí mismo negativa, y escasa capacidad para quererse y apreciarse. Esto se puede manifestar en sentimientos de inutilidad o culpa excesivos o inapropiados.
  • Ideas de muerte. En ocasiones, la persona deprimida puede tener ideas de suicidio, viendo la muerte como una solución a todos sus problemas.

Todo esto puede ir acompañado de una pérdida o aumento de apetito (que conlleva a una pérdida o aumento de peso); insomnio o dificultad para levantarse de la cama; indecisión; disminución de la capacidad para pensar o concentrarse; etc.

No obstante, si tienes cualquier duda, siempre es aconsejable que lo consultes con un profesional.

¿Cómo ayudar a alguien que sospechamos que padece depresión?

A continuación, te presento algunos consejos que pueden servirte a la hora de ayudar a algún ser querido que crees que está sufriendo una depresión.

  • Aprende sobre la depresión. Contar con información de calidad acerca de la depresión, te va a ayudar para poder entender bien lo que le está pasando a la persona.
  • Evita presionar o indicar a la persona lo que “tiene que hacer”. Muchas veces, nuestro primer impulso cuando estamos con alguien que padece depresión, es llenarle de razones por las que no debería estar deprimido, animarle a salir y a hacer planes divertidos, etc. Aunque está claro que todo esto lo hacemos con nuestra mejor intención, muchas veces resulta contraproducente para la persona y puede terminar sintiéndose culpable.
  • Mantente a su lado y empatiza. Para una persona con depresión es muy importante sentir que no está sola y que la persona que le acompaña entiende su malestar. Estar a su lado no significa que tengamos que estar animando a la persona a que nos cuente todo lo que le pasa. Respetar su silencio también forma parte de “el estar ahí”.
  • Refuerza sus puntos fuertes y transmítele esperanza. Cuando una persona está deprimida, le cuesta valorar sus propios avances y sus cualidades, así como ver salida a la difícil situación que está pasando. Ayúdale a que reconozca y valore sus puntos fuertes y transmítele que existe una salida. Es importante no tener tampoco un discurso exageradamente optimista, ya que esto estaría muy alejado de lo que la persona deprimida siente.
  • Toma enserio cualquier idea de suicidio que pueda manifestar y habla de ello abiertamente con la persona. Hablar sobre el suicidio no lo provoca, si no que ayuda a las personas a dialogar y expresar sus emociones en situaciones difíciles. Procura no alarmarte cuando la persona exprese estas ideas y muéstrate abierto al diálogo.
  • Cuídate a ti también. Procura buscar momentos para relajarte y hacer cosas que te gustan sin sentirte culpable por ello. Estar con alguien que padece depresión puede llegar a desgastar, por lo que es importante que también te tomes tu tiempo para cuidar de ti.
  • Sugerir que acuda a un profesional. Aunque todos estos consejos pueden ayudar a la persona deprimida, no suelen ser suficientes y es muy importante que se complementen con ayuda profesional. Con mucho tacto y paciencia, debes animar a la persona a que solicite ayuda psicológica, y si es necesario, puedes ofrecerte a acompañarle. 

En nuestra clínica de Psicología en Chamberí te  podemos ayudar a identificar este problema y a solucionarlo. Consúltanos.

 

Escrito por: María Morcillo Cordero.

 

4 Replies to “Cómo ayudar a una persona que sufre depresión.”

  1. Enhorabuena por el artículo María Morcillo.
    Creo que es muy importante tener información de calidad sobre este tema. En el mundo en que vivimos, por desgracia, hay tanto de todo que nada parece suficiente, sin embargo, para ser felices y completos se necesita muy poco. Debemos estar cerca de aquellas personas que nos necesiten. Compartir es felicidad.

    1. Muchas gracias por tu comentario Marta. Así es, estamos sometidos a un continuo bombardeo de cosas que necesitamos para ser felices y la mayor parte de las veces, la posibilidad de ser felices está en nosotros mismos.

      María Morcillo.

  2. Hola,

    Necesito consejo y no se donde acudir. Mi pareja está sufriendo crisis de ansiedad y no se como conseguir que acuda al psicólogo.
    Alguna idea de que podría hacer.

    Gracias.
    Jose

    1. Hola Jose, en primer lugar disculpa el retraso en contestar, no habíamos visto el comentario. Si sigues interesado en que reciba la ayuda que necesita, llámanos para que podamos orientarte. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *